¿Y si el clan Cullen hubiera desaparecido?
Siete años después de que los Volturi y los Cullens se vieran las caras ante la existencia de Nessie, el mundo de los vampiros y los licántropos se ve enfrentado ante la existencia de una nueva ley y el misterio ante la desaparición de uno de los aquelarres más pacíficos del mundo. El destino de muchos depende de las decisiones de unos pocos. Entra...

¡y enfréntate a tu destino!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Mar Ene 20, 2015 2:16 pm.
















Imprimación es un foro original basado en la ya conocida saga Crepúsculo y su lucha racial, creada por Stephenie Meyer, pero todo su contenido explícito, tanto historia como personajes y gráficos, son exclusiva propiedad de Isabella M. Volturi, Maggie Doyle & Summer N. Hayes; estando protegidos bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Cualquier copia o intento de copia ilegítima tomada sin ningún tipo de permiso será denunciada inmediatamente a ForoActivo y sin previo aviso.
No copies, sé ORIGINAL.


brothers.
Photobucket

élite.
Twilight Moon Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Oh! Marauders Secrets of Hogwarts Rol Anatomia de Grey Photobucket Photobucket

standard.



Volturi, Demetri Orion {Casting}

Ir abajo

Volturi, Demetri Orion {Casting}

Mensaje por Demetri O. Volturi el Lun Oct 24, 2011 6:51 pm


encantos on
Casting para tomar un personaje cannon
Nombre del personaje:
Demetri Orion Volturi.
¿Por qué tu casting debería ser aceptado?
Se me dan pésimo las explicaciones que impliquen poca modestia o detalladas atribuciones, así que me iré a lo directo, rápido. Éste casting merece ser aceptado porque no se verá ninguna falta de ortografía en él; habrá cohesión, perfecta puntuación y afable desarrollo; con un poco de suerte se logrará comprender la mera actitud del personaje y su importancia, además de resultar fácil de leer/fuente de entretenimiento viable.
#cruzandodedos.



PRUEBA DE ROL
Situación: Demetri en debates mentales e inmiscuyéndose entre dos peligrosas rubias.
{Se solicita en voz y presencia a Heidi M. Volturi, Dianne C. Volturi y Aro Volturi}

La mirada usualmente penetrante y fuerte que se asomaba por aquellos ojos, ahora parecía haberse apagado. Si bien la gloria que le daba a Demetri ser el joven e inmortal hombre con rostro cautivador, sonrisa encantadora y actitud arrogante era ya algo claro e imparable día a día, en aquél momento, y en aquél lugar, la situación parecía haberse consumido del todo. Su mente parecía incluso desde afuera verse totalmente atiborrada de asuntos sin terminar: y era muy cierto. Demetri Volturi tenía la cabeza en todas partes y en todas las cosas, excepto en lo que debería de estar registrando en aquél momento. Vislumbraba los labios de su amo moverse a una lenta velocidad, y lograba capturar esporádicas palabras como “alrededores” o “caza”, pero jamás fue capaz de unirlas para sacarle alguna clase de sentido al discurso. Llevaría allí de pie tal vez dos horas, ¿o serían quince minutos? En aquél punto de la eterna vida de un vampiro, el tiempo era ya algo más que subjetivo. Fue entonces, cuando su mirada se encontraba aún encajada en la pared de fondo a color crema y que sus labios comenzaban a entreabrirse, que la palabra le fue dirigida.
– Lo lamento, Demetri, ¿te resulto aburrido? – cuestionó Aro, con ése rostro tan pasivo que resultaba inquietante. Por fortuna, el castaño no se encontraba lo suficientemente perdido como para demorarse en otorgar una respuesta; – Seré yo el que lo lamenta, señor – su mirada había pasado de vacía a condescendiente: después de todo, discutir con aquél hombre jamás sería una buena decisión. Inmediatamente, Aro volvió a sus temas anteriormente tratados, y ésta vez Demetri enfocó toda su atención en él, siendo finalmente capaz de unir todas las solitarias palabras que había escuchado anteriormente. Una vez fue dada la sesión por acabada, el reflejo que sólo una cabellera rubia podía manifestar, surcó el aire a su izquierda, mismo lado hacia donde se giró para poder depositar su ahora nuevamente inquietante mirada sobre de Heidi Volturi. – Lo siento, ¿paso demasiado tiempo entre tus pensamientos como para dejarte prestar atención? – recitó con su voz de terciopelo aquella rubia, con la mirada llena de descarada sensualidad. Demetri torció el cuello con una sonrisa impecable en los labios; lamentablemente, su compañera no se equivocaba. La confusión que le otorgaban sus cambios de actitud ahora incluso se reflejaban en su desempeño, y al no ser un amante de los pensamientos ocultos, el castaño no dudó en responderle con la cantidad justa de honestidad – No estás tan lejos de la realidad. Pero vamos, el que lo siente soy sólo yo, ¿acaso te he hecho algo para que, en lo que lleva del día, no me acuchilles una de ésas miradas tuyas? – preguntó entonces, sin ningún tipo de restricción: después de todo, eran las actitudes de aquella rubia parte de lo que le hacían volverse la cabeza patas arriba. Heidi se limitó a sonreír y coger la justa bastilla de la manga del castaño, en un gesto claramente conciliador. Y sin más, antes de que de entre sus rojizos labios salieran nuevas palabras, Demetri sintió aquél aroma incluso antes de que ella se situara justo a su lado, dejándole como emparedado de fibras de oro. Dianne, con una fuerza recargada en la mirada, una fuerza que Demetri juraba, no se encontraba allí un par de siglos y medio atrás, se dirigió con digna frialdad ante ambos – Si no les molesta, quisiera dividir las tareas que Aro nos proporcionó a los tres justo ahora – habló entonces. Demetri ocultó como le fue posible la decepción que sufrió en aquél instante: Dianne era incapaz de acercarse y hablar con él de cualquier otra cosa que no fuesen temas estrictamente obligados a tomar. Se encogió de hombros, otorgándole cierta indiferencia al asunto. Pero fueron las palabras de Heidi las que lograron que los orbes color borgoña del vampiro se abrieran de par en par – Déjanos el trabajo pesado a nosotros y márchate, niñata – su pronunciación fue clara, elegante y con aquél toque venenoso que todas las mujeres pueden darle a unas cuantas palabras de tono dulce, pero mal intencionadas. Las tres miradas rojizas se conectaron en aquél momento: una denotando desafío, otra molestia y finalmente, la del castaño puro y mero asombro. Allí iban, nuevamente.
– ¿Disculpa? Si no doy mención a lo que tenemos que hacer, ni se les pasará por la mente hacerlo – pronunció entonces Dianne, manteniendo la voz en un nivel relativamente calmado. El encanto conferido en la presencia de Demetri no fue suficiente como para calmar la situación entablada en aquél momento: para ir con toda sinceridad, incluso resultó desplazado por la intensidad de majaderías que ambas rubias se declaraban mentalmente. La rubia a su izquierda daba un paso enfrente para defender su posición cuando el castaño quiso intervenir con algunas palabras y sumiendo las manos; mal: recibió un “Cállate” al unísono justo antes de que las venenosas palabras comenzaran a salir como dardos desde los dos pares de labios. Demetri usualmente disfrutaba de ser el centro de atención, de resultar codiciado por cualquier clase de público femenino, pero no llegaba a comprender cuál era la tan poderosa razón por la cual valdría la pena sacar los colmillos para reclamarle a él como una pertenencia. Sí, era atractivo; sí, era listo, poderoso, encantador. ¿Y? y nada, él jamás podría llegar a comprender a ése par de vampiresas, o a ninguna mujer en términos más generales. El escándalo subió a tal volumen que no tardó nada en llegar Aro, y a pesar de que en el tema tratado no se mencionaba en ningún momento a Demetri, sabían los dos vampiros claramente que aquella rivalidad sólo se debía a él. Con una mirada inquietantemente tranquila, le indicó al castaño que sacara los problemas de su vista, y así cumplió. Cogió a ambas por los brazos, y casi a rastras abandonaron los tres aquél salón con los tres principales asientos. Avergonzado por lo que acababa de vislumbrar su amo, calló a ambas chicas con un sonoro gruñido. – ¿Creen que es un maldito juego de ver quién ofende más a la otra? Jálense las greñas si gustan, pero no voy a estar allí para sacarlas de la habitación – con abrumarte arrogancia, Demetri siguió caminando, y no dio muestras que escuchar lo que cualquiera de las dos rubias le hubiesen gritado. Sí, la bella y eterna gloria de Demetri era algo por lo cual sonreír, pero en aquellos momentos, se ponía en duda todo lo que aquella existencia realmente otorgaba.
avatar
Demetri O. Volturi
Vampiro Tradicional••
Vampiro Tradicional••

Mensajes : 14

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volturi, Demetri Orion {Casting}

Mensaje por Isabella M. Volturi el Mar Oct 25, 2011 1:18 am

CÁSTING ACEPTADO

¡Enhorabuena!

Puedes proceder con la ficha y los registros.


Isabella Marie Volturi

an angel should not cry.
that's not well

Can't remember...:
...who were you at real.

avatar
Isabella M. Volturi
Vampiro Tradicional••
Vampiro Tradicional••

Mensajes : 122

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.